Cuba y Estados Unidos definen ambiciosa agenda para los próximos meses

TOMADO DEL DIARIO GRANMA (16 de mayo de 2016)

Josefina Vidal, directora General de Estados Unidos de la cancillería cubana y máxima representante de la Isla en la Comisión, dijo en conferencia de prensa que ambas partes se han trazado el propósito de suscribir nuevos acuerdos de cooperación.

El tercer encuentro de la Comisión Bilateral entre Cuba y Estados Unidos, celebrado este lunes en La Habana, trazó una ambiciosa agenda de trabajo para los próximos meses como parte del proceso hacia la normalización de las relaciones, según fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Josefina Vidal, directora General de Estados Unidos de la cancillería cubana y máxima representante de la Isla en la Comisión, dijo en conferencia de prensa que ambas partes se han trazado el propósito de suscribir nuevos acuerdos de cooperación.

Desde el 17 de diciembre de 2014, La Habana y Washington han firmado un total de nueve entendimientos sobre diversos temas como vuelos directos, correo postal, protección de áreas marinas y el propio restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Vidal dijo que entre los temas en los que próximamente se podría llegar a entendimientos están la cooperación en salud, agricultura, meteorología, sismología y áreas terrestres protegidas, haciendo extensivo el acuerdo sobre protección de áreas marinas anteriormente firmado.

Precisó que existen perspectivas de acuerdos sobre la respuesta conjunta en casos de contaminación por petróleo en el Golfo de México y el Estrecho de la Florida, así como en el enfrentamiento al narcotráfico. “Hay una gran gama de temas que se están discutiendo y que deben finalizar con nuevos acuerdos”.

La Comisión discutió también sobre próximas visitas de alto nivel en áreas de interés común en las que se ha decidido cooperar, como son los casos de la agricultura y la salud.

Asimismo, se abrió la posibilidad de celebrar nuevos intercambios técnicos en temas como el medio ambiente, hidrografía, y otras cuestiones importantes entre ambos países como tráfico de drogas, tráfico de personas y fraude migratorio.

Se trazó como meta, añadió, empezar a dialogar sobre propiedad intelectual, incluyendo la propiedad industrial. “Esto se refiere a un área de mucho interés como es el de la protección de marcas y de patentes”.

“Debo decirle que las metas que nos hemos trazado los próximos tres meses y la agenda es bastante ambiciosa en cuanto a nuevas acciones, acuerdos visitas y nuevos diálogos”, precisó Vidal. “Tomará tiempo, pero lo importante es que ha comenzado”.

La Comisión Bilateral fue lanzada en agosto del año pasado para dar seguimiento a los temas de la normalización de relaciones entre ambos países, y abordar los planes a corto y mediano plazos.

“Creemos que es un mecanismo útil que se ha creado por decisión mutua de las dos partes”, precisó Vidal. “Es la primera vez que Cuba y Estados Unidos deciden dotarse de un mecanismo como este”.

La delegación estadounidense estuvo presidida por la Embajadora Kristie Kenney, Consejera del Departamento de Estado norteamericano, y asistió también el subsecretario Adjunto, John S. Creamer.

Según un comunicado de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, “ambos gobiernos reconocieron que se han dado pasos significativos hacia una mayor cooperación en la protección ambiental, la aviación civil, el correo postal directo, la seguridad portuaria y marítima, la salud, la agricultura, los intercambios educacionales y culturales, y temas regulatorios”. 

El texto añade que “las delegaciones también conversaron sobre los diálogos de derechos humanos y reclamaciones (económicas), y los Estados Unidos esperan sostener encuentros sobre estos temas en el futuro cercano”. 

CUBA AÚN NO PUEDE UTILIZAR EL DÓLAR

A pesar de las últimas medidas del presidente Barack Obama que modifican algunos elementos de la aplicación del bloqueo, entre ellos el uso del dólar, aún no se han podido concretar transacciones internacionales en esa moneda.

Josefina Vidal aseguró que hasta este lunes no se ha logrado efectuar las operaciones a través de bancos en terceros países, que continúan “temerosos y preocupados” ante la posibilidad de recibir multimillonarias multas por procesas las transacciones cubanas.

Explicó que el asunto ya está “autorizado en los libros”, pero no es suficiente. Resulta necesario, añadió, que Estados Unidos esclarezca la situación a la banca internacional.

Citó como ejemplo una reciente reunión entre el secretario de Estado John Kerry y representantes de instituciones financieras europeas para abordar la situación de las transacciones con Irán.

Pero incluso en el momento en que se logren completar esas transacciones, Cuba aún estaría sujeta a otras limitaciones, dijo Vidal.

Lo que recoge la medida estadounidense son solamente las transacciones financieras internacionales y no aquellas entre Estados Unidos y Cuba.

Explicó que, para normalizar las relaciones bancarias entre ambos países, se le debe permitir a Cuba abrir cuentas de corresponsalía en instituciones financieras estadounidenses. De lo contrario, va a ser necesario seguir triangulando los pagos entre ambos países, lo que eleva los costos para todos los involucrados.

 BLOQUEO

La Comisión Bilateral, refirió Vidal, pasó revista a la marcha de los acuerdos adoptados desde la segunda reunión en noviembre pasado en Washington.

“Pudimos constatar un aumento de las visitas oficiales en ambas direcciones, incluido visitas de alto nivel como la del propio presidente Barack Obama en marzo de 2016”, dijo.

“También se han incrementado los encuentros de carácter técnico entre expertos de ambos países sobre temas de interés común, así como el número de instrumentos bilaterales para expandir la cooperación mutuamente beneficiosa”.

Sin embargo, los avances no han ido a la misma velocidad y ni han sido de la misma magnitud en la esfera económica, porque el bloqueo continúa en vigor, señaló Vidal,

“A pesar de las medidas de Obama, que son positivas pero insuficientes, persisten restricciones significativas”, precisó y citó los límites a la exportación de productos cubanos hacia los Estados Unidos y las barreras para que las empresas de ese país inviertan en Cuba en sectores distintos al de las telecomunicaciones.

“La delegación cubana volvió a insistir que el levantamiento del bloqueo es una prioridad porque afecta a los cubanos y sus vínculos con terceros países, incluido los Estados Unidos”.

También Cuba tuvo la oportunidad de entregar a la contraparte estadounidense una lista de afectaciones que han tenido lugar en los últimos meses producto del bloqueo.

Entre ellas, Vidal mencionó tres multas que han sido aplicadas a una compañía francesa y a dos compañías de Estados Unidos, así como 14 acciones negativas de carácter financiero contra Cuba, como son los casos de cierre de cuentas o finalización de servicios.

En total 13 bancos internacionales han estado involucrados en este tipo de afectaciones financieras, incluso cuando se utilizan monedas distintas al dólar.

“Compartimos todo esto para que se vea el carácter extraterritorial del bloqueo y el alcance que tiene esta política más allá de las relaciones entre Cuba y Estados”, precisó.

Cuba también reafirmo la necesidad de la devolución del territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval en Guantánamo, como elemento prioritario para la normalización de las relaciones.

“Es el único caso de una base militar del mundo que está radicada en un territorio arrendado a perpetuidad. No hay otro ejemplo similar en el mundo. También el único caso de una base que se mantiene ocupada en contra de la voluntad del pueblo y el gobierno de ese país”, afirmó.

TEXTO: Sergio Alejandro Gómez

FOTO: Juvenal Balán