Para aquellos que no tienen la inmensa suerte  --más que suerte, privilegio-- de ser asturianos, les aclaro:  el hórreo es el típico granero en el que los agricultores del norte de España y más concretamente de Asturias, guardan y protegen de las inclemencias del tiempo y sobre todo de la voracidad de ratas y ratones, los productos que da la tierra: patatas, cebollas, cereales, frutas, legumbres, verduras... en fin que todo cabe en un hórreo. Y como en este blog yo me referiré desde mi modesta sapiencia (si es que tengo alguna) a lo humano y lo divino que es la forma finolis de decir que uno es un redomado métome en todo, que opina de cualquier cosa, incluso de aquellas en las que no tiene ni pajolera idea, es por eso que a este blog le puse el nombre que más le pega, vaya, que le viene como anillo al dedo: El hórreo de Tono, porque aquí habrá, todo mezclado pero no revuelto, de todo un poco: temas de actualidad: política, económica, social; deportes; cultura; crónicas de viaje y todo cuanto se me ocurra meter en mi hórreo particular. 

Así que ya lo sabeis amigos actuales y futuros, conocidos o por conocer y todo el que se apunte, todos estais invitados a visitar mi hórreo donde además de ser bienvenidos sereis obsequiados con "culines" de sidra virtual y si os portais bien y no me tocais demasiado las narices, hasta puede que la sidra la acompañe con chorizos fritos asturianos y por supuesto con la imprescindible fabada...y hasta queso de cabrales, que puestos a ser generosos... para que nos vamos a andar con racanería. Y si de paso quereis opinar de lo que yo escriba, podeis hacerlo. No hay nada que me apasione más que un buen debate, como bien saben quienes me conocen de antaño. 

Las puertas de mi hórreo están abiertas...por favor entrad de uno en uno, no os apelotoneis, que hay espacio para todos...

Un abrazo de

Tono