Senderismo en la Cornisa Cantábrica, naturaleza en estado puro

Si hay un lugar en España ideal para practicar el senderismo, sin dudas es el norte peninsular, en la llamada Cornisa Cantábrica (Asturias, Cantabria y País Vasco). Una zona  de accidentada orografía,  caracterizada por escarpadas montañas y profundos valles, tupidos bosques milenarios, broncos ríos y verdes prados. La característica común a estas tres comunidades, bañadas por el Mar Cantábrico, es su clima, su geografía y sus paisajes naturales, que se cuentan entre los más hermosos de Europa.     

      Visitar estas tierras del norte español que se extienden a lo largo de una estrecha franja de poco más de 800 kilómetros aprisionada entre el mar y las montañas, permite conocer una España alejada del tópico del sol y playa y adentrarse en una zona de marcados contrastes, donde la naturaleza, siempre verde, es la protagonista, con una riqueza paisajística impresionante, llena de rutas que trepan y bajan montañas, atraviesan ríos, bordean lagos, discurren frente a pequeños pueblos que parecen colgados de las montañas, frente a casas aisladas de muros centenarios en las que hacer una parada para charlar con los lugareños, reparar fuerzas en una mesa bien servida con las viandas del lugar, saboreando la cocina típica de cada región, o simplemente admirar el paisaje, que se le antoja distinto al viajero en cada recodo del camino.

 

El senderismo, la mejor opción

La Cornisa Cantábrica, que ofrece magníficas oportunidades para el senderismo y la escalada, se puede visitar de muchas maneras. Gracias a su peculiar orografía predominantemente montañosa, tiene  gran variedad de rutas y caminos naturales, muchos de los cuales han sido convertidos en rutas turísticas.

       El senderismo constituye la mejor opción para conocer el norte español, porque permite visitar sin prisas, andando cada uno a su aire, tanto zonas paisajísticas de montaña como ciudades. Oviedo, Avilés, Cangas de Onís, Ribadesella, Gijón…, en Asturias; Santander,  San Vicente de la Barquera, Laredo…, en Cantabria;  San Sebastián, Bilbao…, en el País Vasco; son solo algunas de estas ciudades norteñas cargadas de historia, cultura y tradiciones.

       La  oferta en este sentido es muy amplia. Estas rutas, la mayoría de ellas con un grado de dificultad entre medio y bajo, pueden recorrerse a pie sin grandes esfuerzos. No obstante los senderistas expertos acostumbrados a rutas con alta dificultad podrán afrontar el reto de subir en Asturias el Naranjo de Bulnes, más conocido por los asturianos como Pico Urriello, considerada entre las rutas más difíciles del mundo.

 

Espacios Naturales Protegidos, riqueza paisajística

Por sus características geográficas, la Cornisa Cantábrica es una de las zonas de España con mayor concentración de Espacios Naturales Protegidos. Incluso una de sus comunidades autónomas, Asturias, tiene un tercio de su territorio declarado oficialmente Espacio Natural Protegido de especial interés.

      Dentro de estos espacios sobresalen los parques naturales, de los que hay un total de 17 en el norte español, que cuenta además con uno de los más importantes y conocidos parques nacionales de España, los Picos de Europa, que comparten Asturias y Cantabria, con bellos bosques y grandes roquedales como el ya citado Naranjo de Bulnes,  y que es, además, la mayor reserva española de osos pardos.

      Entre los parques naturales de la cornisa cantábrica merecen destacarse Ponga, Redes y Somiedo, en Asturias; Collados del Ansón, Dunas de Liencres y Oyambre, en Cantabria; Aiako Harria, Pagoeta, Aralar, Gorbeia y Urkiola, en el País Vasco.

 

Naturaleza y playa, una combinación perfecta

Si bien la naturaleza es la principal riqueza turística del norte de España, convirtiendo a la Cornisa Cantábrica en el principal destino español del turismo de naturaleza, en esta zona también se puede practicar el turismo de sol y playa, combinándolo en la misma jornada con el de naturaleza, pues la costa cantábrica posee decenas de excelentes playas, entre ellas dos tan emblemáticas en la historia del turismo español como La Concha, en San Sebastián, y El Sardinero, en Cantabria.

 

Texto y foto: José Antonio Tamargo