¿QUÉ HARÍA YO SI FUERA PRESIDENTE DEL GOBIERNO? Tercera entrada

17. mar., 2016

Para que haya políticos corruptos, tiene que haber necesariamente empresarios corruptores. No se conciben los unos sin los otros. Son dos caras de una misma moneda. En la primera parte de este blog me referí exclusivamente a los políticos corruptos y lo que yo haría para combatirlos de ser presidente del gobierno. Me referiré ahora al otro componente del dúo de la corrupción política: los corruptores.

En la ley contra la corrupción que, de ser presidente del gobierno, sometería a la aprobación del Congreso, propondría sanciones más severas no solo para los políticos corruptos, sino también para los empresarios corruptores que, mediante sobornos, pagos de favor o regalos, utilicen a políticos corruptos para conseguir tratos de favor o concesiones para la realización de proyectos públicos saltándose a la torera los concursos públicos establecidos por la ley. 

Es sabido que siempre que la Justicia investiga casos de corrupción política, salen a la luz las empresas y empresarios que han participado en la trama de corrupción política. Entonces, ¿porqué castigar solamente a los políticos corruptos? ¿Se puede combatir eficazmente la corrupción política sancionando solamente a los corruptos? ¿Se van a ir de rosquitas los corruptores? Si no hay personas, empresas o entidades dispuestas a sobornar, no habrá políticos corruptos. Tan sencillo como eso.

La corrupción es un mal que hay que erradicar de raíz, porque, como la mala hierba, si no se arranca vuelve a rebrotar. Dos son los factores de toda trama de corrupción, así que es de justicia que sobre ambos caiga todo el peso de la ley.

Una vez que los corruptores han sido identificados y demostrada judicialmente su culpabilidad, deben ser sancionados con todo el peso de la ley, incluyendo, en dependencia de la gravedad del hecho, condenas de cárcel. Y EN TODOS LOS CASOS, como sanción accesoria,  la imposición de una multa millonaria. De no disponer el empresario corruptor de capital necesario para sufragar la multa, se procederá a la confiscación de sus bienes inmuebles, incluyendo la propia empresa si fuera necesario, y su subasta pública hasta completar la totalidad de la multa impuesta.

El dinero de la multa se destinará también a incrementar los fondos de la seguridad social.