Mayoría de senadores respalda ley que permite el turismo estadounidense a Cuba

Las restricciones que los ciudadanos norteamericanos tienen actualmente para viajar a Cuba libremente como turistas podrían tener los días contados, ya que una mayoría de senadores respalda la llamada “Ley de Libertad para Viajar a Cuba”, presentada al senado estadounidense en enero de 2015, pocas semanas después de que  Estados Unidos y Cuba anunciaran al mundo el 17 de diciembre de 2014 el restablecimiento de las relaciones entre ambos países.

       Según reportes de agencias de prensa, la coalición Engage Cuba  pronosticó este jueves que la propuesta de ley que busca eliminar las restricciones legales que impiden a los estadounidenses viajar a Cuba y que permitiría el turismo sin cortapisas desde Estados Unidos hacia la isla, podría aprobarse en los próximos "dos meses". 

       Engage Cuba, una coalición de empresas y organizaciones estadounidenses en contra del embargo a Cuba,   asegura que una mayoría en el Senado federal respalda la "Ley de Libertad para Viajar a Cuba", que ya cuenta con 51 copatrocinadores entre los 100 senadores que componen la Cámara Alta estadounidense, según la web oficial del Congreso, citada por las agencia  EFE.

     "Nunca ha habido tanto apoyo a un proyecto de ley sobre Cuba. Ahora podemos decir con firmeza que una mayoría en el Senado estadounidense apoya" el levantamiento de la prohibición de viajes”, aseguró James Williams, presidente de Engage Cuba, quien no descarta que esa cifra pueda incrementarse.

        La “Ley de Libertad para Viajar a Cuba”, impulsada por los senadores Jeff Flake (republicano por Arizona) y Patrick Leahy (demócrata por Vermont), ha logrado obtener en los últimos 16 meses el respaldo de 39 senadores demócratas, ocho republicanos y dos independientes.

      El embajador de Cuba en Estados Unidos, José R. Cabañas, citado por la prensa, coincidió este jueves en que el debate sobre esa ley está cobrando fuerza en el Senado estadounidense. 

       "La mayoría de los norteamericanos piensa que se debería levantar la prohibición de viajar a Cuba, y como ya se sabe, la mayoría del Senado también lo considera así", dijo el embajador cubano durante una sesión de preguntas y respuestas en la red social Twitter.

     "En estos momentos hay un debate en el Congreso, en la Cámara y el Senado. Algunos consideran que podría tomarse una decisión en el corto plazo y otros que podría resultar más adelante, pero es un tema priorizado de discusión en estos momentos", añadió el diplomático cubano.

     Si esta ley es por fin aprobada por el Senado,  tendría un nuevo escollo que vencer, en este caso el del Congreso,  donde hay un proyecto similar presentado en enero de 2015 por el congresista republicano Mark Sanford y el demócrata Jim McGovern. 

      Si bien en el Senado  una mayoría simple de senadores (51 contra 49) apoya eliminar las restricciones de viajar a Cuba, en el Congreso sucede lo contrario, solo 127 de los 435 representantes son partidarios de aprobar la “Ley de Libertad para Viajar a Cuba”.  Así que, si esta correlación no cambia, es lógico suponer que aunque el Senado vote a favor, esta ley terminará “muriendo” en el Congreso.  Lo que está por ver es si el posible visto bueno del Senado podría influir para cambiar la correlación de fuerzas en el Congreso y que la referida ley, cuando llegue a esta instancia, sea también aprobada.

       De momento solo queda esperar y desear que la sensatez se imponga y ambas cámaras reconozcan a los ciudadanos norteamericanos el derecho humano de viajar libremente a donde les plazca, un derecho que, en Estados Unidos, si bien se le reconoce a todos los estadounidenses para viajar a cualquier país, está cercenado en el caso de Cuba, salvo para una minoría de ciudadanos que clasifica en cualquiera de las 12 categorías que la Casa Blanca ha autorizado para realizar viajes a Cuba. (visitas familiares, viajes oficiales gubernamentales, de organizaciones humanitarias, por intercambios profesionales o para coberturas periodísticas, entre otros). Los viajes turísticos no están incluidos. 

TEXTO: José Antonio Tamargo Fernández